Innovación personal: 5 claves para inspirar en tu entorno familiar o laboral

Publicado por
Categoría: Desarrollo Personal, Noticias

Innovación personal: 5 claves para inspirar en tu entorno familiar o laboral

Somos líderes naturales. Nos guste o no, influimos en nuestro entorno laboral, familiar y social. Es al incorporarnos al mundo adulto, al de las responsabilidades, cuando empezamos a ser conscientes de la necesidad de inspirar a las personas que nos rodean, para fortalecer su motivación y mantenerla en el tiempo.

En la empresa invertimos recursos en busca de la fórmula mágica, que mejore el rendimiento del personal y haga crecer los beneficios. Y si hablamos de la vida familiar, cuando tenemos hijos adolescentes, la barita de la motivación parece difícil de manejar.

No son escenarios tan distintos, para alguien que pertenece a los dos entornos a la vez, aunque con diferentes roles, su misión es facilitar el crecimiento. En ambos casos intentamos que unos asuman un compromiso y otros lleguen a ser adultos responsables de su vida.

Nos resulta difícil, ya que, para lograr una influencia sostenida en el tiempo, hay que inspirar.

La propuesta para conseguirlo es, invertir en innovación personal. Este es el primer reto que debemos afrontar, si queremos lograr cambios que perduren en el tiempo.”

Debemos inspirarnos, para inspirar.

Tener la valentía de desafiarnos a nosotros mismos, y dejar de intentar que los “otros” hagan esto o aquello…

  • Ser capaces de mirarnos no como somos hoy, sino como podemos llegar a ser.
  • Cuestionándonos las “verdades” que condicionan nuestras decisiones.
  • Comprometiéndonos cada día con nuestra evolución personal.

Prestando atención a como alimentamos la mente y el corazón. La primera, requiere conocimientos y el segundo, emoción. Dos vertientes que fundidas en una, hacen la diferencia entre un preceptor y un maestro a seguir.

Hace unos años se extendió toda una cultura social y revolucionaria, entorno al gyn tonic. Sergio Estévez, experto bartender, explicaba en el Confidencial, Cómo preparar el “gin-tonic” perfecto. Y dice: “Un buen gin-tonic se puede hacer sencillamente con hielo, ginebra, tónica, un cítrico y un buen recipiente.”

Aún sin ser consumidora de este coctel, el ritual que se sigue para prepararlo, atrapa mi atención. Provocando en mí,  dos reacciones:

  • La mente determina: Necesito ingredientes de calidad, para servirlos en la copa adecuada.
  • Y el corazón capta: la pasión por la sencillez, que evoca su trabajo.

Al inspirar se aprende. La cuestión es que no podemos incorporar esa habilidad, por medio de un aprendizaje tradicional. Tenemos que descubrirla, pues forma parte nuestro ser.

“Inspiramos a otros, cuando nuestras acciones, están impregnadas de la pasión, que sentimos, por lo que decimos, y hacemos.”

Al conectar con nuestra inspiración personal, estamos más cerca de establecer una comunicación de corazón a corazón. Da igual cual sea el  entorno. Provocaremos el estimulo que alimenta de energía y dirección la motivación interna en los demás.

Innovacion personal

Manos a la obra, ¿Por dónde empezar a trabajar la innovación personal?

A estas alturas, espero que compartas la idea de que, la única copa a la que de verdad tenemos acceso somos nosotros.

  • Conocernos y obsérvanos como un coctel de experiencias. Todas ellas nos ofrecen información.
  • Descubrir nuestra razón para…vivir. Este es el propósito individual que nos hace únicos.
  • Cultivar un ritual de hábitos que  convierta ese propósito en una pasión.
  • Elegir la calidad frente a la cantidad. Pequeñas semillas de formación que complementen las habilidades relacionales.
  • Añadir una buena dosis de actitud apropiada, que mantenga la temperatura emocional, sin aguar el contenido.

Así logramos impregnar de, pasión, veracidad y confianza, las acciones. Y mostrar a nuestros hijos, amigos o compañeros, el camino que deseamos compartir con ellos.

Es hora de dar un paso más, y comenzar a practicar

Quizás la vocecilla de tu mente te dice que esto, es una utopía o es demasiado difícil para ti. No dejes que te engañe. Es sencillo, aunque tendrás que ser paciente. Los resultados llegarán a medio plazo.

Con quien tu eres, con lo que sabes hacer, y una vez empieces a trabajar los cinco puntos anteriores, te convertirás en el líder que inspira a tu entono.

Déjame que te cuente un secretillo. Cuando era niña y en mis manos caía un periódico, mis ojos volaban al encuentro de esos problemas de Ajedrez donde se lee, juegan blancas y ganan…, soñaba con aprender a entender, algún día, aquel lio de figuras.

Las preferencias y desarrollo de un niño están condicionados por el entorno donde crece. Pues bien, en el mío…, se jugaba a las Damas.

Pasé mi infancia practicando con el mejor maestro, mi tío Miguel. Él no sabía jugar al Ajedrez, pero me ofreció lo que si sabía hacer. Así, me regaló de forma implícita, mis primeras clases sobre innovación personal.

  • No podemos ofrecer a otros, lo que no tenemos. Pero si lo que hacemos nos llena, resonará en la mente y el corazón de alguien.
  • Para ganar en el tablero, primero hay que aprender a hacerlo con uno mismo.
  • La humildad nos abre las puertas a nuevas experiencias.
  • Danzamos con la vida constantemente. La experiencia condiciona nuestras decisiones y estas provocan los resultados que obtenemos.

Cuando estamos en modo «hacer», no es tan importante que hacemos, sino como lo hacemos. Podemos elegir entre, disfrutarlo y entregarnos con todo nuestro ser, o juzgarlo.

Es una decisión, sencilla, que solo depende de nosotros.

Te invito a que descubras tu “gin-tonic” personal, a saborear todo lo que tienes a tu alcance y empezar a compartirlo de corazón a corazón

Que te ha parecido este artículo, ¿has sacado reflexiones propieas al leerlo?, ¿te ha sido útil? Por favor, haz tus comentarios y comparte si te ha gustado.

Recent Posts

Deja un comentario